Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

María Scofield – Catarsis Escrita.

María Scofield.

Donde las palabras escuchan.

Palabras que se dejan hilar unas con otras, sin mucho sentido, al compás de una vida ya vivida y otra imaginada. Algo tuve que ser en otra vida para tener tantas cosas que decir en ésta. Gracias por leerme.

Mi catarsis.

Transmutación.

Son las 6 de la tarde en Londres y ya es de noche por completo. Oficialmente es otoño. Estas últimas semanas en concreto lo he sentido especialmente. Es por ese deseo de renovarse, de dejar ir, de tener un hobbie nuevo, de romper con algo que te rompe, de renacer, de deshinibirse, de darse luz a uno mismo. Una vez que mueres, aprendes realmente aSigue leyendo «Transmutación.»

Poesía y diarios.

Hace dos semanas fui al sudeste de Londres a un evento de poesía. De camino al bar donde el show se realizaba, pasé por la fundación en la que se había alojado el impresionista francés Camille Pissarro. A veces se me olvida que vivo en una ciudad que siempre ha estado llena de artistas, pero es, sin duda, una de las cosas que más meSigue leyendo «Poesía y diarios.»

Movimiento.

No me gusta reconocer que de vez en cuando -o bastante más a menudo que eso- necesito que alguien me recuerde quién soy. O qué. O lo mucho que valgo. Porque con bastante frecuencia me suelo ahogar entre las dudas de lo que una vez quise ser y lo que todavía no soy. Pero a veces tengo que ser yo. Escribir duele. Escribir duele porqueSigue leyendo «Movimiento.»

Raíces.

Nunca me había sentido tan llena como esa noche. Y nunca me había sentido tan vacía como aquellos cinco días. Cal y arena. ¡Y yo que deseaba dejar los contrastes! Y yo que creía que tú no tendrías sombras. Yo que creía que de ser así en ellas encontraría estrellas… Sólo encontré vacío. Un muro oscuro de piedra imposible de tirar abajo, ¡y mira queSigue leyendo «Raíces.»

Metamorfosis.

De repente son los 20 y dicen que algo pasa en Haití. Yo no sé mucho de eso pero sé que estoy sintiendo muchas cosas. Buenas, malas, regulares. No dejo de leer. Joder, me paso las horas leyendo, escribiendo, leyendo, escribiendo. No sé en qué mundo vivo, soy ajena a la realidad que me dice: «oye, ¿estás?». No, no estoy. O sí, estoy, pero lejos.Sigue leyendo «Metamorfosis.»

Fantasmas.

No sé cómo sacudirme las inseguridades de encima. Yo no las planté, ni las pedí. Sus semillas salieron de la nada, hincaron sus raíces hace ya muchos años y con un nudo marinero decidieron amarrarse a mí. He intentado cortarlas con tijeras y paciencia. Con muestras de cariño. Con amor del bueno (y del no tan bueno). Con alcohol y con pastillas. Con maquillaje ySigue leyendo «Fantasmas.»

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s